El masaje a cuatro manos

masaje erótico doble o a cuatro manos

Si hablamos de masajes eróticos tarde o temprano tenemos que hablar de los masajes que son aplicados por más de una persona, esto es, el receptor del masaje, quien lo disfruta puede sentir el tacto de cuatro manos o… por qué no, de más aún.

Es el objetivo de este blog dedicado al masaje erótico el tratar todas las posibilidades que puedan girar alrededor de este tipo de experiencia tan especial e indudablemente, el incluir a más personas en el masaje puede ser una de las opciones más excitantes y con más variantes que se puedan imaginar.

En cierto modo, es una evolución esperada del contacto en el masaje que hace pensar que si bien la experiencia sensorial de sentir el tacto y las caricias es placentero, cuantas más manos y cuantos más puntos de acción se puedan satisfacer, mejor y más intenso puede ser.

Lógicamente esto tiene algunas limitaciones en pareja ya que el masaje íntimo llevado a cabo entre una pareja no suele dejar espacio para una tercera parte, pero si estás sin compromiso o en una relación abierta, el masaje erótico a cuatro manos es algo que tienes que probar.

Por supuesto, acercarse a la experiencia de los masajes eróticos en tríos o como se suelen llamar, masajes a cuatro manos o también masajes dobles, siempre es recomendable de la mano de masajistas que conozcan cómo obtener las mejores sensaciones e incluso explorar otras variedades de este tipo de masaje.

Además, en todo masaje en el que haya contacto íntimo, se produce una conexión con la persona que da el masaje, se entabla una comunicación con un lenguaje especial que se traduce en miradas, roces, sonrisas y caricias que transcienden el propio acto del masaje. Por tanto, cuando hay más de una persona implicada, esos cruces de sensaciones se pueden producir entre todos los participantes incrementando de manera exponencial esas sensaciones.

Así, si hablamos de masajes dobles podríamos hacernos a la idea que cada masajista puede atender una parte, en cierto modo, partiendo el cuerpo de la persona masajeada en dos, como decíamos antes, si un masaje es algo agradable por diferentes razones, sentir la misma dinámica tanto en una parte del cuerpo como en otra, multiplica las sensaciones.

Si damos un paso más, solo necesitamos un poco de imaginación para elevar la temperatura y añadir un componente lésbico al masaje, donde puede haber una pausa en la que ellas se toquen entre si para deleite de su privilegiado espectador o que una continúe con el masaje mientras la otra le otorga mimos a su compañera convirtiendo el masaje en una mezcla de caricias y cambios de ritmo intercambiando situaciones.

Es muy posible que según el lugar al que vayas tenga configuraciones diferentes en sus cartas de masajes e incluso dentro de cada uno de los masajes de este tipo, esto significa que no todos los masajes eróticos lésbicos incluyen la misma intensidad e interacción. Por ejemplo, según el tipo de masaje, pueden ser solo caricias entre ellas y besos o un lésbico explícito donde ellas hacen el amor, por eso, como siempre, te recomendamos preguntar cuáles son las características del masaje que vas a disfrutar.

Los mejores centros de masajes eróticos se suelen distinguir por ofrecer este tipo de servicios pero además, si quieres conocer cuál te brinda una carta de masajes sensuales de nivel, busca el masaje a seis manos, donde tres masajistas no dejarán lugar alguno a salvo de sus habilidosas manos y que además, como te podrás imaginar, las combinaciones son inacabables.

En definitiva, el imaginario de los relatos eróticos, así como los vídeos para adultos nos han ilustrado y rebosado nuestra imaginación con escenas en las que tríos compartían un masaje erótico y una placentera experiencia sexual tanto para el protagonista como para sus contrapartidas femeninas. Por eso, como siempre en este blog nos gusta pensar en nuevas y divertidas maneras de cumplir tus fantasías y ahora, si estás en Córdoba, puedes probarlo tú también en nuestro centro de masajes eróticos en Córdoba de Máximas Vibraciones.